Conversación con el miedo 2

Esa mañana, se habia vuelto a levantar con el sentir. El miedo apareció despacio, suave, tratando de truncar la paz de su despertar. Pero ella conciente de que miedo lo volvería a hacer, decidió saludarlo.

-buenos días miedo.

-Bueniiiisimos días- contestó miedo – cómo amaneces hoy?

-Pues un poco incómoda con tu presencia, qué puedo hacer para que me dejes? -preguntó ella en tono consiliador.

-Pues un poco difícil, porque eres tú la que me invitó, -le dijo miedo- y ahora me hechas? Qué te molesta tanto de mí?

-Los pensamientos que generas. Es solo eso. Me imagino lo peor y no quisiera sufrir, otra vez. -dijo ella- quiero poder vivir y disfrutar cada instante, alegre o triste, pero sin tí.

A lo que miedo le respondió de nuevo con su tono inquietante e irónico: -continúa…

Ella se quedo en silencio por un rato.

-Porqué a estas alturas de mi vida te da por aparecer en mí asi? Llegas de repente, invades mi cuerpo, te siento en cada pedazo de piel, y mi corazón se arruga, mi respiración se trunca. Es eso normal?

-Es normal que estes hablando conmigo?- contestó miedo

-Normal o no ya no me importa, solo quiero que hablemos y llegemos a un acuerdo. Lo ideal sería que te fueras, es eso posible?

-No- dijo miedo – quiero quedarme.

Un silencio profundo acompañado por un suspiro invadió la cama. Ella se quedó pensando un rato en alguna fórmula para poder subir este escalón de vida. Tenía mucho motivos para no dejarse caer en ese hueco profundo, y llevarse con ella a otros.

-Te voy a resignificar- le dijo ella al miedo

-A si? Bueno si eso quieres- le contestó

-Si tu estas acá es por algo y voy a llegar a la raiz de todo. Me toca indagar mucho en mi mente, dibujo de mente. Y encontraré seguramente mil y un detalles en mí que estan alimentando tu existencia. Socabaré en cada uno de estos detalles, para ver dónde debo hacer remiendos, o reconstrucciones, o simplemente dejarlo asi. Puede ser que con la madurez se adquiere un sentir nuevo. Como cuando de la noche a la mañana pasé de ser una a dos, y después de dos a tres, y tres a cuatro, y asi…

-Puede ser- dijo miedo

Y ella continuó -Cuando mas me molestas es cuando me despierto. Entras por los pies, llegas a mi estómago, subes a mi pecho, lo inflas, lo asustas y así llegas hasta mi mente. Truncas mi mente.

Y la conversacion seguia, ella le contaba a miedo todas las diferentes formas que le podía encontrar. Miedo solo escuchaba, no se pronunciaba. 

– Eres sufrimiento, eres imaginación, truncas mi realidad

– Escupes en mi alegría, en mi disfrute, amargas lo dulce, me cayas cuando quiero hablar y cuando cayo me haces gritar.

– Eres el coco, covid mental.

– Creo que voy a hacer un dibujo y una lista. Un dibujo de mi mente, y la lista de tooooodo lo que te acabo de decir… El dibujo de mi mente, me lo imagino como una maraña natural de pensamientos honestos, que solo buscan crecer sanos. Tengo dos germinados que dependen de mi sanidad. Y varias ramas que dan frutos constantes. Voy a hacer una lista de las mil y una formas que tu, no querido miedo, creas en mi andar. Puede que me demore un poco porque el pensamiento es infinito y tus formas son un poco confusas de interpretar. Pero creo que sólo dialogandote podré aceptarte, aceptarme. Quizás, aceptándote de pronto simplemente haga que ya no te tenga miendo. Ps ps miedo.

-Miedo? 

Ella salio de la habitacion muy despacio y sin hacer ruido, y en un susurro suave dijo -buenos días

hola miedo

Y entonces después de mucho tiempo de no estar realmente sola, comenzó a sentirlo, llegó el miedo. Después de tanto tiempo sin estar sola, se encontró con ella misma, en su propia rutina, la de su ser individual. Y miedo comenzó a atormentar ese tan anhelado momento. Una mañana después de un agrio desvelo, cuando todos se habián hido a sus rutinas, sus rutinas individuales, ella decidió enfrentarlo. Se sentó de rodillas, rogó a Dios cordura, y le habló.

-Hola miedo -le dijo ella con voz firme y contundente- porqué estas aqui?

Miedo no contestó.

-Quisiera que te vallas, porqué estas aquí? -volvió a preguntar ella

y miedo no se manifestó.

Ella pensó que ya que podía (sus crios no estaban por ahí) tenía que buscar algún modo para lograr hacer hablar al miedo. Y volvió a empezar.

-Hola miedo, -dijo ella con voz suave y serena- cómo estas?

Y miedo contestó en tono irónico: -Yo estoy muy bien, muy muy bien gracias, y tu?

Post


Habia sido una mañana calida. Tibia, como el buen sexo mañanero.

Ella escribio en su diario:

Mientras lavo la loza, hago catarsis.

En mi momento, este momento, es cuando mi mente le da mil vueltas a mis pensamientos. Anoche sudé, sudé como un caballo, depronto no tan baboso, pero sé que sudé.

Sude agua, sentía la pijama emparamada, alcanzaba a sentir la leve diferencia de temperatura entre mi cuerpo y mi pijama. Era un sabado de rutina. Dejar que el sueño me canse, dejar que despertar sea volver a la realidad. Bueno, “realidad”. 

Este es otro momento

Random #

Necesitamos una vacuna contra la indiferencia, la incoherencia, contra la inmundisia mental humana, además de la vacuna del Covid.








En estos momentos «covianos» dejar a mis hijos en el colegio, es como botar el toro al ruedo. Como cuando la loba deja la madriguera y los cachorros se quedan solos.








Tengo una amiga igual de ingrata a mi, y me gusta. Me gustan los silencios cómodos.


Ahora pienso en el significado de la palabra ingrata. Según Wikipedia,

1. adj. Desagradecido, que olvida o desconoce los beneficios recibidos.

2. adj. Desapacible, áspero, desagradable.

3. adj. Que no corresponde al trabajo que cuesta labrarlo, conservarlo o mejorarlo.



A ninguno de estos significados pertenece mi amiga.

Amiga, perdón
no eres para nada ingrata. Solo nos gustan los silencios cómodos.













Entro contento, su rutina habia cambiado. Ella que también tenia un día extraño, escuchaba música mientras como en piloto automático hacia el oficio de la mañana. En un instante las miradas se cruzan, las palabras se adornan y hay mágico click. Click intenso y suficiente para continuar, ambos como en piloto automático.

El piloto de este automático se llama felicidad.











Es difícil entender que debemos ir mas despacio, cuando el mundo en el que vivimos anda tan rápido

Pero es fácil entender que el mundo NO anda rápido, somos nosotros los seres humanos los que andamos muy rápido

Despacio, que la mermelada se hace con paciencia, a fuego bajo y revolviendo paulatinamente

despacio se hace el pan, me espero a que leve, me espero a que se cocine y amasar debe ser con cautela y muy suave, pero contundente a la vez

También nos hace falta ser contundentes

Despacio come mi hija

despacio se baña mi esposo

despacio es mi otra hija, ella es siempre despacio

despacio debemos enfermarnos, para que despacio y con atención nos puedan ayudar a curar esos que saben de curar

Despacio comienzo este lunes 15 de junio del 2020 en medio de una pandemia brutal

una cancion para oir\ver hasta el final…

MotherPink Floyd

Mother, do you think they’ll drop the bomb?Mother, do you think they’ll like this song?Mother, do you think they’ll try to break my balls?Ooh, ah
Mother, should I build the wall?
Mother, should I run for President?
Mother, should I trust the government?
Mother, will they put me in the firing line?
Ooh, ah
Is it just a waste of time?Hush now, baby, baby, don’t you cry
Mama’s gonna make all of your nightmares come true
Mama’s gonna put all of her fears into you
Mama’s gonna keep you right here under her wing
She won’t let you fly, but she might let you sing
Mama’s gonna keep baby cozy and warm
Ooh baby, ooh baby, ooh baby
Of course mama’s gonna help build the wallMother, do you think she’s good enough?
For me?
Mother, do you think she’s dangerous
To me?
Mother, will she tear your little boy apart?
Ooh, ah
Mother, will she break my heart?Hush now, baby, baby, don’t you cry
Mama’s gonna check out all your girlfriends for you
Mama won’t let anyone dirty get through
Mama’s gonna wait up until you get in
Mama will always find out where you’ve been
Mama’s gonna keep baby healthy and clean
Ooh baby, ooh baby, ooh baby
You’ll always be baby to meMother, did it need to be so high?

Random, segundo intento

(una frase un click)

Los conflictos que habitan* mi mente en este momento:

Conflicto entre mi miedo y mi querer ser feliz

Conflicto entre mi miedo y las ganas de ser libre

Conflicto entre mi miedo y la realidad

Conflicto entre mi miedo y mi otro miedo

Tengo que aprender a convivir con el miedo

(click)

(click click)

Sensación de extrema protección para los seres que parí, con cuidado de no proteger demasiado

Redefinición de las prioridades

ahora son mas profundas, mas básicas

las necesidades están cambiando

las necesidades se están unificando

Don Covid vino para recordarme/nos que somos animales

S O Y     V U L N E R A B L E,   S O Y     A N I M A L,   C O M O   

C U A L Q U I E R     O T R O     A N I M A L,    N A S C O,   S O B R E V I V O,

y en algún punto de la historia muero.

(click)

(click click)

(click)

…..       (click)

Sentimiento de vulnerabilidad, vives o mueres

Discusiones “zombifisticas” (de zombies)

arepa o pollito del almuerzo?

Él desmecha el pollo mejor que yo

(click click)

(click)

…..       (click)

Mi vida se vuelve básica, desde el amor. Mi sentir más animal, desde mi instinto, sale aún mas a flote teniendo a todos los miembros de la manada cerquita.

CONTROL

Me siento loba que orina.

DESCONTROL

Me siento también loba solitaria. Solitaria = Libre. No soy un ser social, me gusta mi intimidad.

(click click)

(click)

(click)

(click)

…..       (click)

Palabras del momento:

Equilibrio, para que fluya

Perdón, para lograr nivelar la sentimentalidad, y poder dejar que fluya

Desarme mental, de los dos tipos de desarme para sentir por donde debe ser, nivelar la sentimentalidad y lograr fluir

Tolerancia, pa’ no mandar todo a la mierda y, todo lo anterior

Coherencia, para comunicar

(click click)

(click)

(click)

(click)

…..       (click)

Oh Covid, don Covid

Hoy los dejo con este proyecto en el que trabajo:

El Caso de Rodrigo Monsalve y Nathalia Jiménez, una historia que golpeo mi corazón.